Noticias


Planear la herencia baja costos y evita conflictos

Decidir quiénes heredarán los bienes que usted posee puede reducir costos y evitarles congojas a los beneficiarios.

La legislación costarricense prevé varias vías para dejar herencias.

Los abogados Wilbert Arroyo, autor del libro Derecho Sucesorio Costarricense; Alan Saborío, de la firma Deloitte & Touche, y Jorge Porras, autor de los libros: El fedeicomiso en Costa Rica y Riesgo y Mejores Prácticas Fiduciarias, comentaron sobre algunas figuras usadas en Costa Rica.

En nuestro país, si una persona murió y no definió cómo se repartían sus bienes, se aplica el orden que establece el artículo 572 del Código Civil.

Dicho artículo define seis órdenes de herederos legítimos, que se excluyen entre sí.

En el primer orden, explicó Arroyo, heredan, por partes iguales, los padres, los hijos, el cónyuge o conviviente del causante.

En el segundo, a falta del primero, reciben la herencia los abuelos y demás ascendientes del causante.

En el tercero, entran los hermanos, en el cuarto los sobrinos, el quinto los tíos y, por último, en el sexto, la recibirá la junta de educación del domicilio donde estén la mayor parte de los bienes del causante.

El testamento. Si la persona quiere planificar su herencia, hay diversidad de vías. Tres opciones son: el testamento, el fideicomiso y el usufructo.

El testamento es la expresión escrita de la última voluntad del causante (el difunto), y puede cambiarse las veces que desee el testador, explicó Arroyo.

El abogado detalló que hay dos tipos de testamento: el abierto y el cerrado.

El primero puede ser auténtico (hecho ante notario público) o “ hecho ante solo testigos”.

Saborío comentó que entre las características del testamento se encuentra que es “un acto jurídico unilateral”; eso significa que solo es necesaria la voluntad del titular de los bienes o derechos para su otorgamiento.

Además, es “un acto solemne”, en el sentido de que para que surta efectos jurídicos debe cumplir con los requisitos y formalidades establecidas en el Código Civil.

El fideicomiso. Mediante esta figura, explicó Porras, la persona en vida constituye el fideicomiso y transfiere al mismo, en el momento que lo constituye, los bienes que sean de su propiedad y que desea se les transmitan a los beneficiarios al momento de su fallecimiento.

Puede ser “inter vivos”, cuando la persona va y lo hace, o testamentario.

“La ventaja es que el fideicomiso empieza a operar estando la persona en vida, indicando que mientras esté en vida será el beneficiario (fideicomisario) principal, de manera que toda la administración del patrimonio (dinero, casas, terrenos, etc.) que realice el fiduciario (el administrador) será en beneficio de esta persona hasta que se muera”, comentó Porras.

Cuando la persona muere, el fiduciario no requiere de ningún trámite legal para proceder como se le ha instruido, con lo cual se gana en tiempo y dinero, según Porras, ya que el fiduciario no puede cobrar nada fuera de los honorarios pactados inicialmente.

El propietario también puede poner condiciones para el traslado de los bienes; por ejemplo, que se use para pagar los estudios de un hijo.

Además, añadió Porras, se aísla el patrimonio personal y se protege de eventuales embargos.

El usufructo. Esta figura le permite a la persona en vida traspasar lo que se llama la “nuda propiedad” a los herederos y reservarse para sí mismo el usufructo del bien, con el fin de que tras su muerte, de manera automática, la propiedad pase a sus beneficiarios, explicó Saborío.

El usufructuario puede disfrutar los bienes; por ejemplo, si es la casa donde vive, puede seguir habitándola.

“Igualmente, se puede dejar el legado de usufructo de un bien por medio de testamento y el propietario que aparte recibe este bien lo recobrará cuando muera el usufructuario”, añadió Arroyo.

En ROJI Abogados Málaga tratamos asuntos de carácter penal, laboral, mercantil, de familia (separaciones, divorcios, custodias), relacionados con herencias y testamentos, de carácter inmobiliario o de construcción, así como relacionados con consumo y bancario, especialmente en la protección de derechos de los consumidores y las hipotecas. Prestamos un servicio a nivel nacional aunque nuestra sede central se encuentra en Málaga capital y disponemos de delegaciones en Torremolinos, Marbella, Fuengirola, Antequera y Velez-Málaga.

Roji Abogados Málaga 952 211 011-Dpto. Herencias y Testamentos-

Fuente: La Nación

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar