Noticias


Declaran nulo el despido de la Sociedad Regional de Turismo del Gobierno

El Juzgado de lo Social número 3 de Santander ha declarado nulo el despido de un trabajador de la Sociedad Regional de Turismo del Gobierno de Cantabria, porque tenía derecho a una reducción de jornada para cuidar a su madre que se le denegó y que, de acuerdo con la ley, impide que le echen.

La sentencia explica que este trabajador vive con su madre, de 88 años y que recibe asistencia social en su domicilio, y una hermana de ésta.

En diciembre del pasado año, este empleado, que trabajaba en un almacén, solicitó una reducción de jornada para el cuidado de su madre.

El pasado 21 de enero la empresa, que está participada al cien por cien por el Gobierno cántabro, le denegó esa solicitud, y sólo tres días más tarde esta persona fue despedida por razones objetivas.

La sentencia explica que la Sociedad Regional de Turismo recibe subvenciones del Gobierno cántabro para llevar a cabo su objeto social: potenciar y fomentar el turismo en Cantabria.

Y subraya que esta empresa acumuló pérdidas desde 2008 a 2011, por importe de entre 1,6 millones y 2 millones.

En el fallo también se apunta que, además de este empleado, se despidió a otro del almacén y añade que en fechas cercanas la Sociedad de Turismo contrató a tres personas.

La representación de este trabajador pidió que se declarara la nulidad del despido porque entendía que no había razones objetivas que lo justificaran y porque, a su entender, tampoco había motivos para negarle la reducción de jornada.

Añadió que esta persona fue despedida para evitar que se blindara ante la posibilidad de que la echaran, ya que el Estatuto de los Trabajadores determina que el despido de quienes disfrutan de ese tipo de reducción de jornada para cuidar a un familiar es nulo.

La empresa alegó que había razones objetivas “más que evidentes” para prescindir de los servicios de esta persona, por la negativa evolución de sus cuentas.

El juez entiende que la empresa le denegó a este trabajador la reducción de jornada para que no quedara amparado por el Estatuto de los Trabajadores y poder echarlo después.

Y, por eso, declara nulo el despido, ya que esa norma considera nula la extinción de contratos de trabajadores que hayan solicitado o disfruten de ese tipo de permiso para el cuidado de familiares.

Según el juez, aunque la empresa tenía razones objetivas para prescindir de esta persona, su decisión vulnera el Estatuto de los Trabajadores.

En la sentencia, se manifiesta que la empresa había negado la reducción de jornada porque, según indicaba, la madre del trabajador percibía una cantidad de más de 11.300 euros anuales como prestación contributiva.

El juez indica que, en este caso, se trata de resolver si esa cantidad se debe a una actividad retribuida -en cuyo caso el trabajador no tendría derecho a la reducción de jornada, al entenderse que quien trabaja no precisa cuidados- o a la mera obtención de un capital.

El magistrado afirma que es “indiferente” si el familiar que se va a cuidar percibe un capital, ya que, según apunta, es posible, e incluso “frecuente”, que una persona mayor obtenga un rendimiento -mobiliario, inmobiliario o de pensiones- para sobrevivir.

Y recalca que la madre de este trabajador reúne todos los requisitos que recoge la ley para poder beneficiarse del permiso por cuidado de un familiar.

Agrega que la empresa “perfectamente” puede tener motivos para sospechar que el trabajador pretendía blindarse ante un posible despido, pero subraya que en este caso concreto existe “una lejanía temporal” entre la petición y el despido -de más de un mes-.

“Nada permite afirmar con rotundidad, o al menos con una razonable y fundada sospecha, más allá de meras conjeturas, que el actor sabía el día 19 -cuando pidió la reducción de jornada- que iba a ser despedido”, resalta el magistrado.

Por otro lado, el juez indica que los resultados de esta sociedad regional y sus pérdidas “son lo suficientemente cuantiosas” como para justificar la extinción de contratos que se llevó a cabo.

Pero avisa de que la contratación de tres trabajadores en fechas próximas al despido de este empleado “no favorecería precisamente la postura” de la empresa, si bien puntualiza que ninguno de esos nuevos contratos fue para el almacén donde desempañaba su labor el despedido.

Fuente: ABC

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar