Noticias


Abogado Málaga – El abuso de superioridad como agravante; Requisitos.

Se concretan en la sentencia de fecha 10 de Abril de 2012 dictada por el Tribunal Supremo los requisitos que se exigen para determinar la concurrencia de la circunstancia agravante de la responsabilidad criminal del artículo 22.2º del Código Penal relativa al abuso de superioridad o también calificada como alevosía de segundo grado.

Los hechos que dieron lugar al Sumario 1/2009 fueron la entrada de los acusados Simón y Juan Antonio en la joyería “Venya” sin emplear la fuerza y, una vez dentro conminaron al propietario del negocio a que les entregara el metálico y las joyas existentes en el local exhibiendo una navaja de 19 centímetros y una barra metálica. En el curso de la acción los acusados llevaron al propietario a la trastienda y le propinaron varios golpes y cortes causándole varias heridas por todo el cuerpo hasta que finalmente, ante la negativa del propietario a las pretensiones de los acusados terminaron por darle muerte degollándole con la navaja que llevaban.

Tras la instrucción y tramitación del procedimiento y la celebración de la vista oral, la Audiencia Provincial de Madrid dictó sentencia condenando a Simón a una pena de 11 años y 6 meses de prisión y a Juan Antonio a una pena de 14 años de prisión como autores de un delito de homicidio con el abono de las responsabilidad civil respecto a la viuda e hijas de la víctima.

Esta sentencia fue objeto de recurso de casación por la acusación particular ejercitada por la viuda e hijas. Entre otros motivos, la acusación particular alega la infracción del artículo 139.1 del Código Penal e indebida aplicación del artículo 138 del Código Penal al no considerar la existencia de alevosía y calificar de este modo los hechos como asesinato en lugar de homicidio.

Para ello se instrumenta este motivo en la errónea valoración de la prueba documental que define el artículo 849.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

No obstante el Tribunal Supremo no considera que los documentos acrediten la existencia de ningún error en la valoración probatoria ni de que, por lo tanto existiera la alevosía, ni tan siquiera en el caso de que el corte en el cuello que produjo la muerte fuera realizado desde atrás.

Ahora bien si considera el Alto Tribunal que se dan los requisitos para apreciar la agravante de abuso de superioridad o alevosía de segundo grado que jurisprudencialmente exige los siguientes elementos:

Superioridad que produzca un desequilibrio de fuerzas a favor del agresor frente al agredido, que merme notablemente sus posibilidades de defensa sin que llegue a eliminarlas y que los agresores siendo conscientes de esa superioridad la utilicen para cometer el delito.

En este caso se da claramente la superioridad objetiva por el uso de armas por parte de los dos agresores frente a la víctima que carece de una debilidad defensiva tanto por la carencia de armas como por ser inferior en número a los agresores. La superioridad subjetiva se establece únicamente por el conocimiento que tienen los agresores de la misma y su aprovechamiento para la comisión del delito.

Por lo tanto habiéndose acreditado la existencia de los requisitos exigidos para la concurrencia de la alevosía menor o abuso de superioridad, procede la estimación parcial del recurso y por lo tanto se elevan las penas a 13 años y 6 meses para Simón y a 15 años para Juan Antonio.

Fuente: ROJI Abogados

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar