Noticias


Abogado Málaga – Responsabilidad Civil Médica: Cirugía Estética

La reclamante se sometió a la intervención de cirugía plástica, en concreto una blefaroplastia, sufriendo  tras lo cual un ictus cerebral  quedándole graves secuelas permanentes.

En primera instancia se estimó parcialmente la demanda formulada contra el doctor  y la clínica por entender que la retirada de uno de los medicamentos que tomaba la paciente  causó el ictus cerebral al no haber establecido otra pauta  farmacológica anticoagulante, ya que dicha pauta fue adoptada por el cirujano sin control posterior alguno con vulneración de la lex artis exigida.

La Audiencia Provincial estimó el recurso interpuesto por el médico y desestimó la demanda absolviendo a los demandados, por entender que en el ámbito de la responsabilidad médica  debe descartarse la responsabilidad objetiva y la inversión de la carga de la prueba, exigiendo a  la paciente la demostración de la relación de causalidad y de la culpa. En el caso de autos, la sala entendió que de la prueba practicada no había prueba del nexo causal  entre el daño y el ictus cerebral y la actuación médica del demandado.  Y que la retirada de medicamentos no fue la causa del ictus cerebral.

Ante dicho pronunciamiento recaído en segunda instancia se interponer recurso extraordinario por infracción procesal, que ha sido resuelto por la sentencia de 18 de mayo de 2012 Sala de lo Civil TS, alegando la teoría del daño desproporcionado  con vulneración del principio de la carga de la prueba del 217LEC, sin embargo se desestima por entender que solo se infringen dichas normas cuando no se estima probado unos hechos y esas consecuencias de la falta de prueba se atribuyen a quien según las reglas generales, legales o jurisprudenciales no le incumbía probar, por lo que no le corresponde que se le impute la laguna o deficiencia probatoria. Por lo que desestima el motivo.

Señala la sentencia, que en la responsabilidad médica debe descartarse una aplicación sistemática de la inversión de la carga de la prueba desaparecida de la Lec., salvo para casos tasados  (217.5 Lec). La aplicación del 1902 CC exige la acreditación del nexo de causalidad y debe resultar con certeza probatoria y no por meras conjeturas deducciones o probabilidades, bastando un juicio de probabilidad cualificada  que corresponde sentar al juzgador de instancia cuya apreciación solo es atacable en caso de ser arbitraria o contraria a la lógica o al buen sentido. Que no constando acreditado que la falta de anticoagulante fuera lo que generó el ictus, que la retirada del tratamiento  y su no sustitución por otro anticoagulante fuera decisión del demandado y que no existiera prueba del nexo causal entre el daño sufrido por la actora, el ictus cerebral que resulta indiscutible y la actuación médica del demandado. Y además entiende que el daño desproporcionado se produce por la retirada del medicamento que no por la operación de blefaroplastia que se realizó correctamente.

Asimismo, se alegaba incumplimiento de las normas que  regulan el consentimiento informado, sin embargo el motivo  se desestima . Por último, se pretendían la aplicación de la Ley de Consumidores y Usuarios pero como dice la sentencia,  no resulta de aplicación dicha ley,  pues  al acto  médico se aplican criterios de responsabilidad fundados en la negligencia por incumplimiento de la lex artis ad hoc. Por lo tanto, la responsabilidad establecida por la normativa de consumidores únicamente es aplicable en relación a aspectos organizativos o de prestación de servicios sanitarios ajenos a la actividad médica propiamente dicha.

La desestimación del recurso  hizo que se condenara en costas al recurrente.

Si necesita asesoramiento en materia de Negligencia médica o Mala Praxis puede ponerse en contacto con nuestro abogado especiaslita en Derecho Médico – Negligencias Médicas – Indeminzaciones por negligenciasMala Praxis en ROJI Abogados.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar