Noticias


ACCIÓN DIRECTA DEL SUBCONTRATISTA FRENTE AL DUEÑO DE LA OBRA

La sentencia de 25 de Octubre de 2012  dictada por el Tribunal Supremo como consecuencia de la interposición de un recurso de casación establece los requisitos de la acción que describe el artículo 1.597 del Código Civil.

La sentencia tiene su origen en la demanda que interpone la entidad “Prenor” frente la entidad “Su vivienda en grado S.L.” como dueña de la obra reclamando que se declare su responsabilidad solidaria respecto a las cantidades adeudadas por la entidad Seop Obras y Proyectos S.L. en la ejecución de una obra de 87 viviendas y se la condene por lo tanto a abonar la cantidad de 1.002.807 Euros o subsidiariamente la cantidad máxima que resulte adeudada por la contratista Seop Obras y Proyectos S.L.

La entidad demandada se opone a dicha reclamación solicitando la desestimación de la demanda con la imposición de las costas a la parte actora.

El Juzgado de Primera Instancia desestima íntegramente la demanda de la entidad Prenor y la condena a las costas.

La Audiencia Provincial igualmente ratifica la sentencia de instancia ante el recurso de apelación de la demandante.

Dicha sentencia es recurrida en casación por infracción de los artículos 1.129 y 1.597 del Código Civil y 63 del Código de Comercio. En concreto el recurso se plantea entendiendo que se ha infringido la literalidad e interpretación del artículo 1.597 del Código Civil cuya finalidad es que no se vea desprotegido el último artífice de la obra ante el impago del contratista, otorgando acción directa frente al dueño de la obra.

Ciertamente el Tribunal Supremo aplica la amplia y pacífica jurisprudencia que ha interpretado el artículo 1.597 del Código Civil, sin embargo entiende que las sentencias de instancia y de apelación son correctas respecto a una gran parte de las facturas reclamadas, no porque no exista la acción directa frente al dueño de la obra sino porque solo dos de las facturas reclamadas eran exigibles al momento de interposición de la demanda sin que se haya acreditado la intimación al deudor principal (el contratista) cuando se ejercitó la acción directa.

No obstante respecto a las dos facturas vencidas y reclamables efectivamente el Tribunal Supremo entiende que concurren los requisitos para la acción directa frente al dueño de la obra y considera aplicable el artículo 1.597 del Código Civil cuya interpretación jurisprudencial siempre ha pretendido proteger los derechos del último eslabón de la cadena formado por quienes, en definitiva, son los que hacen posible la ejecución de la obra y que sin embargo no pueden ver satisfechos sus créditos por quienes le han contratado.

Esta acción directa, continúa el Tribunal Supremo, puede ejercitarse sin reclamar previa o simultáneamente frente al contratista deudor y sin que se tenga porqué probar la insolvencia de este, bastando únicamente con que se haya constituido en mora.

Esta acción tiene como finalidad evitar que el dueño de la obra pueda verse beneficiado sin tener que responder por el incumplimiento del contratista y que el perjudicado sea justamente el artífice real de la obra.

Por todo ello cabe estimar el recurso de casación de la recurrente ya que solicitó subsidiariamente que se condenase a la demandada a la cantidad máxima que finalmente resulte adeudada.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar