Noticias


Atribuyen prevaricación al exedil de Urbanismo de Granada y varios promotores por una operación urbanística- Abogado especialista en Derecho Inmobiliario

El Juzgado de Instrucción 3 de Granada ha convertido en procedimiento abreviado, el paso previo para la celebración de la vista oral, las diligencias abiertas contra el que fuera concejal de Urbanismo durante el primer mandato de José Torres Hurtado, Luis Gerardo García Royo (PP), el exgerente de Urbanismo, Manuel Lorente, y otras siete personas más, promotores y técnicos municipales, por un posible delito de prevaricación en la operación urbanística relacionada con el Plan Parcial de Cerrillo de Maracena, donde estaba prevista la construcción del Palacio de Hielo.

 

Los hechos, que fueron denunciados por la Fiscalía, que entendía que pudo haber apropiación de aprovechamientos urbanísticos del Estado por parte del Ayuntamiento de Granada, se remontan al pasado 27 de septiembre de 2005, cuando el entonces edil de Urbanismo y varios promotores inmobiliarios firmaron un convenio para el desarrollo urbanístico del Plan Parcial, con una superficie neta de 177.384 metros cuadrados.

Desde ese mismo momento, se asentaron las bases, según la titular del juzgado, Aurora María Fernández, para que, “mediante la fijación de un sistema de obligaciones entre los suscribientes” del acuerdo, se obtuviera un resultado final “consistente en que el Ayuntamiento se atribuyera a sí mismo un aprovechamiento urbanístico superior al que legalmente le correspondía” con base a terrenos que no eran de su propiedad, sino de dominio público, según consta en el auto de incoación de procedimiento abreviado, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los promotores quedaban “obligados” a comprar tales aprovechamientos conforme al precio prefijado, “de manera que la exigencia contractual incrementaba las arcas del Ayuntamiento y, al mismo tiempo, acrecentaba las expectativas comerciales de los promotores que al tener más participación en el sector veían en el futuro pingües beneficios económicos derivados del proceso edificativo”.

De hecho, el convenio preveía la cesión por los propietarios al Ayuntamiento del equivalente económico del 10 por ciento del aprovechamiento medio del área de reparto, y el pago en metálico al Consistorio del “aprovechamiento excedentario de titularidad municipal proveniente de los terrenos del Ayuntamiento” así como “los excesos de aprovechamiento no atribuidos a otros propietarios a pesar de no existir en el sector excesos o excedentes”.

En realidad tales excesos, según la juez, se materializaron en parte “con terrenos de dominio público pertenecientes a la Administración del Estado”, en este caso al Ministerio de Fomento y el de Medio Ambiente (Demarcación de Carreteras y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir).

Para obtener el resultado pretendido por los suscriptores del convenio resultaba “esencial”, según consta en el auto, “la ausencia total en el procedimiento administrativo urbanístico de la Administración del Estado”, y, junto a ello, “un impulso procedimental favorable a pesar de la ausencia de notificaciones e informes de las administraciones afectadas”, además de la elaboración de un proyecto de reparcelación “que infringiera el principio de equidistribución de beneficios y cargas del proceso urbanístico“.

En cuanto a la tramitación del procedimiento administrativo, la titular del Juzgado considera que los funcionarios actuantes responsables del mismo “obviaron cualquier trámite” que tuviera por objeto el conocimiento por parte de la Demarcación de Carreteras y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de la existencia del convenio de planeamiento, “a pesar de que en dichos documentos se hacía alusión a 105 bienes de dominio público y la necesidad de informes de las respectivas administraciones públicas“.

Los hechos pueden ser enmarcados en un posible delito de prevaricación, según la juez, que traslada las diligencias al Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado para que soliciten, si lo estiman oportuno, la apertura de juicio oral, formulando escrito de acusación, o el sobreseimiento de la causa, en su caso.

En Roji Abogados Málaga contamos con departamento especializado en Derecho Inmobiliario y construcción que garantiza el respeto a la Ley a la hora de realizar cualquier obra o de llevar a cabo cualquier acción de compraventa o construcción de viviendas. Nuestros abogados especialistas en construcción analizarán cualquier tipo de ilegalidad en la construcción de una vivienda o edificio, ya sea público o privado, asegurándose de que todas las licencias estén al día y de que no produzca ninguna irregularidad. En caso de que haya tenido constancia de algún tipo de problema o ilegalidad no dude en ponerse en contacto con nosotros para que podamos asesorarle al respecto.

Roji Abogados Málaga 952 211 011 –Especialistas en Derecho Inmobiliario

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar