Noticias


Cargas del Matrimonio: Préstamo hipotecario y separación de bienes.

Según el Código Civil, las cargas del matrimonio son aquellas obligaciones que tienen que cumplir los cónyuges durante el periodo de vigencia del matrimonio, en general son gastos que contribuyen a la supervivencia de la familia como se refiere la Sentencia del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 2006 al decir que: “La noción de cargas del matrimonio debe identificarse con la de sostenimiento de la familia” y, por tanto, pueden mantenerse una vez se ha extinguido la relación matrimonial”.

Suele surgir problemática en el tema de las cargas del matrimonio cuando median cuestiones como préstamos hipotecarios y separación de bienes. Sobre este tema habla la Sentencia del Tribunal Supremo núm. 516/2016 de 21 julio. RJ 2016\3214 en la que se pedía una pensión compensatoria y que además el señor José Manuel siguiera contribuyendo, como venía haciendo, a un préstamo por el vehículo personal de Doña Tarsila que ella misma usaba para sí y sus hijos; y contribuyese también al préstamo hipotecario de la vivienda familiar.

Como se puede observar en la citada Sentencia que se refiere a otras: “En la sentencia de 28 de marzo de 2011, Rc. 2177/2007 (RJ 2011, 939), esta Sala formuló la siguiente doctrina: «el pago de las cuotas correspondientes a la hipoteca contratada por ambos cónyuges para la adquisición de la propiedad del inmueble destinado a vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y como tal, queda incluida en el art. 1362, 2º CC y no constituye carga del matrimonio a los efectos de lo dispuesto en los arts. 90   y 91 CC».

Igualmente, en la sentencia de 26-11-2012, rec. 1525 de 2011 , que: «La noción de cargas del matrimonio, dice la sentencia de 31 de mayo de 200 , debe identificarse con la de sostenimiento de la familia, debiendo ser atendidas tales cargas por ambos cónyuges en cuanto abarcan todas las obligaciones y gastos que exija la conservación y adecuado sostenimiento de los bienes del matrimonio y los contraídos en beneficio de la unidad familiar, considerándose también como contribución el trabajo dedicado por uno de los cónyuges para la atención de los hijos comunes ( artículo 103-3ª del Código Civil ). Pero no cabe considerar como cargas del matrimonio los gastos generados por ciertos bienes que, aun siendo de carácter común, no son bienes del matrimonio, pues precisamente el régimen económico vigente durante la convivencia matrimonial ha sido el de separación de bienes que excluye cualquier idea de patrimonio común familiar. En consecuencia… la normativa aplicable a tales bienes era la propia del régimen general de la copropiedad, y en concreto el artículo 393   del Código Civil, que establece que el concurso de los partícipes en las cargas será proporcional a sus respectivas cuotas, que se presumen iguales».

En el mismo sentido la STS de 20 de marzo de 2013, Rc. 1548/2010 (RJ 2013, 4936) : «Resulta aplicable en el supuesto que nos ocupa la jurisprudencia de esta Sala, SSTS de 31 de mayo 2006 , 5 de noviembre de 2008 , 28 de marzo 2011 , 29 de abril de 2011 y 26 de noviembre de 2012 , según las cuales, la hipoteca no puede ser considerada como carga del matrimonio, en el sentido que a esta expresión se reconoce en el artículo 90 CC , porque se trata de una deuda contraída para la adquisición del inmueble que debe satisfacerse por quienes ostentan título de dominio sobre el mismo de acuerdo con lo estipulado con la entidad bancaria, en este caso por ambos cónyuges, con independencia de si su disfrute es otorgado a un concreto copropietario y, por tanto, el pago de la hipoteca cuando ambos cónyuges son deudores y el bien les pertenece, no puede ser impuesta a uno solo de ellos, sino que debe ser relacionado y resuelto de acuerdo con el régimen de bienes correspondiente a cada matrimonio, que en el caso es el de separación de bienes».

 

Y en la más reciente STS de 17 de febrero de 2014, Rc. 313/2012 (RJ 2014, 918), del siguiente tenor: «La descripción más ajustada de lo que puede considerarse cargas del matrimonio la encontramos en el art. 1362, 1ª del C. Civil, mencionando los gastos relativos al sostenimiento de la familia, alimentación y educación de hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y circunstancias de la familia, que se limita a los esposos y sus hijos”.

Por lo tanto, queda claro que las hipotecas o bienes que siendo usados por el matrimonio gozan de carácter privativo, en separación de bienes, quedan fuera de lo que se consideran cargas del matrimonio y se rigen por el régimen de la copropiedad.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar