Noticias


DERECHO LABORAL: EL PODER LIBERATORIO DEL FINIQUITO

DERECHO LABORAL:  EL PODER LIBERATORIO DEL FINIQUITO

 

La sentencia de 12 de junio de 2012 dictada por la sala de lo social del Tribunal Supremo, resuelve  el recurso de casación para la unificación de la doctrina  planteado por el trabajador y unifica el criterio del valor liberatorio del finiquito.

La cuestión litigiosa se origina cuando el trabajador despedido acciona contra dicho despido por entenderlo improcedente. En la carta de despido, hizo constar su disconformidad pero el finiquito había sido firmado. El juzgado de lo social había desestimado su demanda,  por dar pleno valor liberatorio al documento de saldo y finiquito firmado por el trabajador. Por dicho motivo, el trabajador interpuso recurso de suplicación el cual fue igualmente desestimado.

En este estado de cosas, se interpuso el recurso de casación por el trabajador para unificación de doctrina y considerando el tribunal la existencia de sentencias contradictorias,  se admite el recurso. Ambas sentencias, tratan de trabajadores despedidos por  la empresa, mediante carta despido donde el trabajador había hecho constar su disconformidad, en ambas suscribieron el documento de finiquito donde se hacía constar que no había más nada que reclamar, y ambas sentencias trataban el tema del valor liberatorio del finiquito firmado por el trabajador y en ambas se había accionado contra el despido. La sentencia de contraste  era contradictoria porque  no reconocía ese valor liberatorio al finiquito como hacia la recaída en este asunto.

En este estado de cosas, la sentencia explica que la doctrina contenida en la sentencia de contraste  recogía la interpretación correcta, esto es, para que el  finiquito suponga la aceptación de la extinción del contrato debe incorporar una voluntad unilateral del trabajador, un mutuo acuerdo sobre la extinción en la que se acepte el cese acordado por el empresario. Por lo tanto, en el caso  que medie carta de despido, no hay extinción por voluntad unilateral del trabajador, máxime si en la carta se hace constar además la disconformidad, pues refleja ausencia  de mutuo acuerdo o transacción.

Señala el Alto Tribunal, que el acuerdo  que se plasma en el finiquito ha de estar sujeto a las reglas de interpretación de los contratos del código civil, por lo que para su valoración se tendrá en cuenta la regla  de la intención de los contratantes sobre las palabras y  conforme 1289CC no deberán entenderse incluido en el mismo  cosas distintas  de aquellas que los interesados se propusieron contratar.

Por lo tanto la suscripción de forma coetánea por el demandante del finiquito y carta de despido haciendo constar en la misma no conforme, supone disconformidad  con la extinción del contrato, que en el caso de autos se refuerza por que la propia carta de despido reconocía la improcedencia, con lo cual resultaba  ilógico que el trabajador estuviera conforme en una transacción aceptando una indemnización  inferior.

Ya que en tal caso,  nos encontraríamos ante una transacción sin causa y por lo tanto nula por falta de uno de los requisitos esenciales del 1261CC.

Por todo ello, se estima el recurso y se declara la improcedencia del despido con los pronunciamiento inherentes a dicho pronunciamiento, unificando la doctrina en el sentido expuesto sobre el valor liberatorio del finiquito.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar