Noticias


Exalto cargo usó dos nombres comerciales para facturar trabajos falsos y repartir comisiones

El exjefe de Informática de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales de Valencia S.A. (Emarsa), Sebastián García, conocido como ‘Chanín’, ha reconocido que utilizó dos nombres comerciales que no correspondían realmente a empresas inscritas en el Registro Mercantil para facturar a la entidad pública una serie de “trabajos ficticios” con el fin de repartir posteriormente comisiones “exigidas” por el exgerente, Esteban Cuesta.

Según consta en una providencia del juez instructor, Vicente Ríos, se ordena unir a la causa –que investiga un supuesto agujero económico de millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo (Valencia)– un escrito presentado ante el juzgado por la representación de ‘Chanín’ en el que se pone de manifiesto, en primer lugar, que Telepos Comunicaciones –una de las empresas que aparece en la documentación relacionada con el caso– “no es una sociedad inscrita en el Registro Mercantil, sino un nombre comercial utilizado por él mismo para facturar a Emarsa una serie de trabajos ficticios”.

El objetivo era, según consta en dicho escrito, “repartir posteriormente las comisiones exigidas por Cuesta”, de tal modo que se emitieron una serie de facturas a nombre de Telepos Comunicaciones, pero haciendo constar el NIF de la madre de García, a cuyo nombre se abrió también una cuenta bancaria para transferir el dinero facturado.

En dicha cuenta estaban autorizados el exinformático y su hermana, María Paz García, para poder disponer de los distintos importes. ‘Chanín’ declara en este punto que todo ello lo hizo sin conocimiento de su progenitora. Ante este relato, el juez ordena que se tengan en cuenta estas manifestaciones, que tendrán el valor de “autodenuncia”.

Se da la circunstancia de que solo un día antes, en otra providencia, el magistrado comunicaba que se había recibido por parte de la Agencia Tributaria un extracto de los movimientos de la cuenta abierta a nombre de la madre de ‘Chanín’ en el que constaban dos abonos por importes de 46.129,17 euros (de 23 de marzo de 2005) y de 21.105,14 euros (con fecha 23 de mayo de 2005), que se corresponden con dos salidas de fondos de Emarsa contabilizados como pagos a Telepos.

También se constata que Emarsa consignó en el modelo de declaración 347 a este proveedor 109.643,99 euros, y que esa cantidad “no tiene correspondencia con ninguna imputación efectuada por el supuesto proveedor”.

Asimismo, el instructor da cuenta de otras alegaciones del exinformático en las que se informa de que Construval era un nombre comercial que sirvió para emitir facturas falsas con los mismos fines, aunque en este caso el CIF que se utilizaba era en realidad el NIF de Javier García Martínez –otro de sus hermanos que, según el escrito desconocía los hechos–, abonándose el importe de la facturación en una cuenta abierta a nombre de este último en la que estaban autorizados Sebastián y María Paz “para poder disponer del dinero”.

VENTA DE UN BARCO

Por otra parte, el instructor recoge las alegaciones de Sebastián García respecto a la venta de un barco de recreo, así como al destino dado al dinero obtenido por esa transacción.

Finalmente, en su auto de 26 de julio, Ríos ordena la continuación de la comparecencia ante el juzgado del exalcalde de Manises y exvicepresidente de la Diputación de Valencia Enrique Crespo –imputado en la causa– para las 09.00 horas del próximo 18 de octubre. (Europa Press)

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar