Noticias


Falta de concreción de la causa en los despidos objetivos: nulidad

La Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 10 de Noviembre de 2011 aclara los motivos que llevan a la determinación de la nulidad cuando la expresión de la causa en los despidos objetivos es insuficiente.

 

Desde este momento es importante poner de manifiesto que la actual entrada en vigor de la Ley 35/2010 podría modificar lo establecido en esta sentencia, como así se establece en ella de forma clara.

La demanda la interpone la trabajadora Dª. Lidia frente a la empresa Santa María Novella Madrid S.L. solicitando la nulidad del despido que realiza la empresa alegando como causa del despido “no se necesario su puesto de trabajo” para a continuación reconocer la improcedencia con al abono de los 45 días por año de servicio.

La sentencia de primera instancia declara la improcedencia del despido elevando la indemnización que había consignado la empresa. Ambas partes recurren en suplicación la sentencia de instancia, y el Tribunal Superior de Justicia estima parcialmente el recurso de la parte demandada volviendo a modificar la cantidad relativa a la indemnización pero mantienen la declaración del despido como improcedente.

Ante esta sentencia la parte actora interpone recurso de casación para la unificación de doctrina aportando como sentencia de contraste una resolución del Tribunal Supremo en la cual determina la nulidad de un despido objetivo en el que la causa era “que se va a reestructurar la plantilla”.

Es evidente que a pesar de no ser idénticas la causas si que son análogas en cuanto a su falta de concreción sobre supuestos similares por lo que se admite a trámite el recurso de casación y se procede al análisis de la petición realizada que no es otra que la nulidad del despido.

El hecho en cuestión es si la utilización de la vía del artículo 56.2 del Estatuto de los Trabajadores reconociendo la improcedencia del despido impide que se pueda declarar la nulidad de un despido objetivo por insuficiencia de la causa alegada.

Para la resolución de este punto el Tribunal Supremo realiza el siguiente razonamiento; El cauce especial del artículo 56.2 (reconocer y abonar la improcedencia del despido) está previsto en principio para el despido disciplinario y se extendería por remisión a las extinciones del contrato por causas objetivas reguladas en el art. 52 ET. Pero en lo que concierne particularmente a las extinciones objetivas por causas empresariales del art. 52.c) ET la remisión no debe alcanzar a la supresión del requisito de forma escrita “expresando la causa”. A diferencia de lo que sucede con los despidos disciplinarios, en los que la omisión de las formalidades de la carta de despido determina la calificación de improcedencia y no de nulidad (art. 55.4 ET ), el legislador ordena la calificación de nulidad tanto para el despido objetivo en el que <> [art. 122.2.a) LPL , que reitera lo dispuesto en el repetidamente citado art. 53.4 ET ] como para el despido colectivo en el que <> (art. 124 LPL )”.
Dicha doctrina ha sido reiterada por sentencias de esta Sala IV de 1/7/2010 y de 30/9/2010 y a ella hay que atenerse por razones de seguridad jurídica mientras no exista razón alguna para modificarla. Por lo tanto el Alto Tribunal estima el recurso planteado por la parte actora y declara la nulidad del despido.

Se insiste en que dicha sentencia se refiere a un despido producido con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 35/2010 de 17 de Septiembre.

Roji Abogados Málaga 952 211 011 –Abogado especialista en despidos

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar