Noticias


INTOXICACIÓN ETÍLICA: DIFERENCIAS ENTRE EXIMENTE INCOMPLETA Y ATENUANTE ANALÓGICA

La influencia o el grado e afectación de las facultades cognoscitivas y volitivas en el autor de un delito pueden dar lugar a la aplicación de distintas circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal como la eximente completa, la incompleta o la atenuante analógica. El Tribunal Supremo  en la sentencia de 15 de Noviembre de 2012 determina cuando y cómo ha de aplicarse cada circunstancia dependiendo del grado de intoxicación del sujeto activo.

Todo ello tiene como origen la sentencia e la Audiencia Provincial de Madrid que determina como hechos probados que Daniel, en una fiesta familiar en casa de su pareja, después de tener un pequeño altercado con Secundino en el salón lo esperó en el baño con la supuesta intención de hacer las paces y en el momento en el que Secundino se le acercaba con los brazos abiertos para darle un abrazo, Daniel le propinó una puñalada en el costado izquierdo a la altura del corazón, encontrándose en dicho momento bajo  los efectos de una fuerte intoxicación que alteraba moderadamente tanto su capacidad de comprender como la de obrar conforme a lo comprendido.

Sobre  la base de estos hechos probados se condenó a  Daniel como autor de un delito intentado de asesinato con la atenuante analógica de intoxicación etílica, a la pena de ocho años de prisión.

La representación del condenado Daniel interpone recurso de casación frente a la sentencia de la Audiencia Provincial entre otros motivos por infracción de ley ante la falta de aplicación de la eximente incompleta del artículo 21.1º en relación con el artículo 20.2 del Código Penal.

Para la resolución de esta cuestión se debe partir de que la propia sentencia recurrida establece que concurría una fuerte intoxicación etílica ya que el acusado llegó a la fiesta ligeramente bebido y continuó bebiendo hasta las 7 de la mañana, momento en el que se produjeron los hechos.

El artículo 20.2 del Código Penal establece la eximente completa cuando el acusado se encuentre en un estado de intoxicación etílica plena, y para el caso de que esta intoxicación no sea plena pero se declare acreditado que se daba una fuerte intoxicación etílica es de aplicación la eximente incompleta del artículo 21.1 del Código Penal siempre que la intoxicación no se hubiera buscado con el propósito de delinquir y no se hubiese previsto o debido prever su comisión. Por lo tanto parece claro que en este caso debe aplicarse la eximente incompleta el artículo 21.1 y no la atenuante analógica del artículo 21.7 del Código Penal que conlleva una diferencia sustancial en la reducción de la pena.

No obstante continúa el Tribunal Supremo justificando la aplicación de la eximente incompleta en lugar de la atenuante analógica y estableciendo que en los casos en los que haya una afectación de la capacidad del sujeto por consumo de bebidas alcohólicas pero de menor intensidad puede aplicarse la atenuante analógica pues se da una analogía, que no identidad, entre una cierta alteración de las facultades y una perturbación de mayor intensidad que alcanza el nivel de fuerte intoxicación que es la que contempla el artículo 21.1. del Código Penal.

El actual Código no trata de negar los efectos atenuatorios de la responsabilidad penal a un situación de embriaguez que no alcance la condición de fuerte intoxicación  pero tampoco trata de resucitar el anterior régimen normativo en el que la embriaguez no habitual se consideraba expresamente como una atenuante ordinaria. Tampoco trata el legislador de vaciar de contenido a los supuestos de eximente incompleta, cuando se produce una fuerte intoxicación que no llega a ser plena pero puede considerarse como semiplena.

Por lo tanto en este caso es claro que al ser el sujeto activo objeto de una fuerte intoxicación etílica que no llega a ser plena, debe aplicarse la eximente incompleta del artículo 21.1 del Código Penal, por lo que se estima este motivo y se rebaja la pena de 8 a 4 años de prisión.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar