Noticias


La filiación: acciones de impugnación de la paternidad- Abogado especialistas en divorcios y familia

El Código Civil señala en el artículo 140, que cuando falte en las relaciones familiares la posesión de estado, la filiación paterna o materna no matrimonial podrá ser impugnada por aquéllos a quienes perjudique. Cuando exista posesión de estado, la acción de impugnación corresponderá a quien aparece como hijo o progenitor y a quienes por la filiación puedan resultar afectados en su calidad de herederos forzosos. La acción caducará pasados cuatro años desde que el hijo, una vez inscrita la filiación, goce de la posesión de estado correspondiente. Los hijos tendrán en todo caso acción durante un año después de haber llegado a la plena capacidad.

El asunto que hoy comentamos, resuelto por el Tribunal Supremo, en sentencia de fecha 4 de julio de 2011, tiene su origen en la demanda que se interpone por impugnación de la filiación extramatrimonial determinada por reconocimiento contra la hija reconocida y la madre, a fin de que se declarara la nulidad de dicho reconocimiento. La demanda quedó interpuesta en el año 2004 y se accionaba en base a la norma antes señalada, ya que el reconocimiento se había realizado decía el actor para complacer a la madre biológica con la que convivía en pareja en aquel entonces, así como, por las presiones sociales y familiares. La madre no se opuso a la pretensión ejercitada en su contra.

En este estado de cosas, señala la sentencia que la cuestión jurídica se centra en determinar si por la vía del artículo 141 CC. se puede revocar un reconocimiento realizado con plena consciencia y voluntad, por medio de una acción de impugnación de la filiación extramatrimonial, toda vez, que tanto en primera como en segunda instancia la acción ejercitada fue desestimada en esencia atendiendo a la irrevocabilidad del reconocimiento y al carácter indisponible del estado civil.
Señala el Alto Tribunal en la sentencia, que es doctrina de la Sala la que viene aceptando la viabilidad de la acción de impugnación derivada del artículo 140 CC pese a que la filiación extramatrimonial haya sido determinada por un reconocimiento voluntario y consciente, no viciado, llamado de complacencia, porque quien reconoce lo hace a sabiendas de que no es el padre biológico del reconocido. Recuerda la sentencia, que se ha admitido la acción de impugnación de la filiación extramatrimonial del artículo 140 del Código Civil en diversas sentencias declarando la viabilidad de dicha acción en tales casos, si bien, apreciaron la caducidad de la acción por haberse ejercitado fuera del plazo legalmente establecido.

Sentado lo anterior, señala la sentencia que es doctrina jurisprudencial, la que establece que el reconocimiento de hijo extramatrimonial, prescindiendo de que sea un reconocimiento de complacencia, está sometido a la normativa general de todo reconocimiento, como medio de determinación de la filiación extramatrimonial (artículo 120.1.º CC), y dentro del mismo, a la acción de impugnación que contempla el artículo 140 CC .
Que dicha acción es distinta a la del articulo 141 CC., que es la acción de impugnación, no de la filiación en sí misma considerada, sino del reconocimiento, que lleva consigo necesariamente la de la filiación, y se ejerce con fundamento en la existencia de un vicio de la voluntad: error, violencia e intimidación sin que se mencione el dolo el precepto, aunque este no es otra cosa que el error provocado con la breve caducidad de un año.

La acción de impugnación derivada del artículo 141 CC no tiene como fin poner en entredicho determinadas situaciones que, por el transcurso del tiempo, pueden entenderse como situaciones sociales o familiares consolidadas, por haber alcanzado permanencia y general reconocimiento, en las que debe prevalecer el principio de seguridad jurídica y el carácter indisponible del estado civil. Sin embargo, nada obsta al ejercicio de la acción de impugnación durante el plazo de caducidad de cuatro años establecido con carácter general para la impugnación de la filiación ordinaria. Por lo que, partiendo de la posibilidad de utilizar la vía del artículo 140 CC para la impugnación de la filiación paterna extramatrimonial, determinada por un reconocimiento de complacencia, reseña la resolución unas sentencias donde se apreció la caducidad de la acción por el transcurso del plazo de cuatro años.

Atendiendo a lo expuesto, la Sala aplica la doctrina expuesta al caso enjuiciado, estableciendo que la acción de impugnación de la filiación extramatrimonial, determinada por un reconocimiento de complacencia, puede ejercitarse por quien ha efectuado dicho reconocimiento, al amparo del artículo 140 CC , dentro de los cuatro años siguientes a la fecha del reconocimiento. Como en el presente caso la acción se había ejercitado dentro del plazo de cuatro años procede la estimación del recurso de casación debiendo anular los anteriores pronunciamientos declarando la nulidad del reconocimiento y supresión del apellido del actor.

ROJI Abogados Málaga 952 211 011 –Especialistas en divocios y familia

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar