Noticias


LA JUBILACIÓN DEL ARRENDATARIO

La sentencia de fecha 21 de Enero de 2013 debe resolver el litigio entre las partes que versa sobre la aplicación de la Disposición Transitoria Tercera B) de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 que determina o vincula la vigencia del contrato de arrendamiento de local de negocio con el ejercicio de la actividad empresarial o mercantil por lo que cuando dicha actividad cesa, por jubilación del arrendatario, el contrato queda extinguido.

En el caso que ha dado lugar a la sentencia que nos ocupa, las demandantes Dª. Blanca y Dª. Margarita como arrendadoras demandan a D. Paulino solicitando la extinción del contrato de arrendamiento suscrito el 22 de Febrero de 1971 y la condena del demandado a dejar libre el local bajo apercibimiento de proceder al lanzamiento.

El demandado D. Paulino se opuso a la demanda alegando la falta de legitimación activa de las actoras y  alegando que a pesar de la jubilación el demandado continúa al frente del negocio.

El Juzgado de Primera Instancia dicta sentencia por la que desestima la excepción propuesta ya que consta el poder de la arrendadora a favor de sus hijas que son las que ejercitan la acción en su nombre, y estima íntegramente la demanda declarando extinguido el contrato de arrendamiento pues, aunque el arrendatario continuase al frente de la explotación del negocio se encuentra en situación de jubilación sin que haya habido subrogación.

La parte demandada interpone recurso de apelación frente a dicha sentencia que es resuelto por la Audiencia Provincial de Ciudad Real que en cuanto al fondo del asunto no puede estimar la pretensión del recurrente que alega que la jubilación no implica la resolución automática del contrato pues puede que la jubilación no conlleve el cese real en la actividad negocial.

Admitir esta circunstancia sería del todo irregular y contradictorio ya que no se puede estar en situación de jubilación (no parcial) y continuar en el ejercicio del trabajo pues la prestación de jubilación se concede precisamente por el cese voluntario en la actividad laboral. El hecho de hacerlo sería una simulación para cobrar la prestación y a la vez continuar con la actividad.

Por lo tanto la jubilación lleva aparejado el cese en la actividad y por lo tanto ha de considerarse, sin necesidad de interpretación, que supone una causa de extinción de la relación contractual arrendaticia bastando a la parte demandante con probar la realidad de la jubilación para proceder a declaración de extinción del contrato de arrendamiento.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar