Noticias


LA PENSIÓN COMPENSATORIA NO PUEDE ESTABLECERSE EN UN MOMENTO POSTERIOR AL DIVORCIO

 

La sentencia del Tribunal Supremo de fecha 3 de junio de 2016 resuelve la controversia jurídica surgida sobre la posibilidad de establecer una pensión compensatoria tras el proceso de divorcio.

La ex esposa interpuso demanda de modificación de medidas solicitando una pensión compensatoria al serle denegada en el proceso de divorcio, con motivo de no haberlo solicitado mediante la interposición de demanda reconvencional. El juzgado de primera instancia desestimó la petición, por entender que no era posible su planteamiento de manera autónoma, considerando precluida dicha posibilidad ya que es una medida no solicitada en demanda y sobre la que el tribunal no se pronuncia de oficio, entendiendo decaído su derecho.

La Audiencia Provincial que conoció del recurso de apelación, estimó el mismo y acordó imponer una pensión compensatoria por cuatro años, por entender que la falta de reconvención solicitándola en el de divorcio no puede asimilarse a una renuncia a su derecho.

En este estado de cosas, se interpone recurso ante el Alto Tribunal por parte del ex esposo, a fin de que se declare que no es posible reclamar una pensión compensatoria independiente de una acción principal de divorcio al ser ese momento y no otro posterior para hacer valer el desequilibrio económico.

La pensión compensatoria, dice la sentencia, es un derecho disponible de la parte, que surge en el momento de la separación o el divorcio, previa petición del cónyuge que considera que existe un desequilibrio en ese momento, de ello resulta que no hay dos momentos de ruptura conyugal, sino uno solo, el de la separación o el divorcio, en donde se determinará si concurre o no ese desequilibrio de forma definitiva, quedando juzgada si el derecho no se hace valer o no se insta correctamente por el interesado.

Continua la sentencia recordando, la doctrina fijada en su sentencia de 18 de marzo de 2014, reiterada en otras posteriores, que dice: “el desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio y los sucesos posteriores, no pueden dar lugar al nacimiento de una pensión que no se acredita cuando ocurre la crisis matrimonial”.

Sentado lo anterior, se estima el recurso revocando la sentencia de la Audiencia Provincial y manteniendo la sentencia del juzgado de primera instancia en cuanto a la desestimación de la demanda, no por ser un problema de renuncia, sino de presupuesto sustantivo, no procesal, en cuanto al momento en que debe ejercitarse el derecho para valorar el desequilibrio económico incorporándolo en su caso a la sentencia como medida definitiva.

La ex esposa interpuso demanda de modificación de medidas solicitando una pensión compensatoria al serle denegada en el proceso de divorcio, con motivo de no haberlo solicitado mediante la interposición de demanda reconvencional. El juzgado de primera instancia desestimó la petición, por entender que no era posible su planteamiento de manera autónoma, considerando precluida dicha posibilidad ya que es una medida no solicitada en demanda y sobre la que el tribunal no se pronuncia de oficio, entendiendo decaído su derecho.

La Audiencia Provincial que conoció del recurso de apelación, estimó el mismo y acordó imponer una pensión compensatoria por cuatro años, por entender que la falta de reconvención solicitándola en el de divorcio no puede asimilarse a una renuncia a su derecho.

En este estado de cosas, se interpone recurso ante el Alto Tribunal por parte del ex esposo, a fin de que se declare que no es posible reclamar una pensión compensatoria independiente de una acción principal de divorcio al ser ese momento y no otro posterior para hacer valer el desequilibrio económico.

La pensión compensatoria, dice la sentencia, es un derecho disponible de la parte, que surge en el momento de la separación o el divorcio, previa petición del cónyuge que considera que existe un desequilibrio en ese momento, de ello resulta que no hay dos momentos de ruptura conyugal, sino uno solo, el de la separación o el divorcio, en donde se determinará si concurre o no ese desequilibrio de forma definitiva, quedando juzgada si el derecho no se hace valer o no se insta correctamente por el interesado.

Continua la sentencia recordando, la doctrina fijada en su sentencia de 18 de marzo de 2014, reiterada en otras posteriores, que dice: “el desequilibrio que da lugar a la pensión compensatoria debe existir en el momento de la separación o del divorcio y los sucesos posteriores, no pueden dar lugar al nacimiento de una pensión que no se acredita cuando ocurre la crisis matrimonial”.

Sentado lo anterior, se estima el recurso revocando la sentencia de la Audiencia Provincial y manteniendo la sentencia del juzgado de primera instancia en cuanto a la desestimación de la demanda, no por ser un problema de renuncia, sino de presupuesto sustantivo, no procesal, en cuanto al momento en que debe ejercitarse el derecho para valorar el desequilibrio económico incorporándolo en su caso a la sentencia como medida definitiva.

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar