Noticias


Responsabilidad civil de accidente de tráfico: concurrencia de culpas

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en la sentencia de 11 de octubre de 2011 ha desestimado la concurrencia de culpas alegada por la compañía aseguradora como fundamento para intentar rebajar la indemnización concedida en primera instancia.

 

La cuestión tiene su origen en la sentencia dictada por el Tribunal del Jurado, que condena al acusado por un delito de homicidio y conducción temeraria, además de las indemnizaciones correspondientes. Y todo ello, porque el acusado tras discutir con varios jóvenes por haberse metido con su novia, dio varias pasadas con su vehículo arriba y abajo de la calle donde se encontraban a velocidad elevada, consciente del peligro de atropellar a los peatones que invadían la calzada, produciéndose tras la tercera pasada el fatal resultado al atropellar y fallecer uno de los jóvenes con los que minutos antes había discutido.

El jurado, como decimos, le condenó por la conducción temeraria y por el homicidio imprudente mas una alta indemnización a abonar a los padres y otra a las hermanas del fallecido. Frente a dicho pronunciamiento se interpuso recurso de apelación, por un lado, el condenado por entender que no se había tenido en cuenta a la hora de imponer la pena concreta ante las atenuantes concurrentes y su compañía aseguradora por entender que existía concurrencia de culpas, es decir se debía valorar la conducta también imprudente de la víctima, que moderaría el quatum indemnizatorio, por duplicar el resarcimiento a los ascendientes y otra a las hermanas ya mayores de edad.
En relación a la concurrencia de culpas, señala la Sala que esta constituye una circunstancia que incidiendo en el nexo causal que necesariamente debe existir entre la conducta del agente y la producción del resultado dañoso tiene por consecuencia la moderación de la cuantía del resarcimiento a que haya de hacer frente aquel en los casos en que la negligente conducta de la víctima haya coadyuvado de manera importante a ocasionar dicho resultado pero no haya gozado de la entidad suficiente para romper la relación de causalidad.

En el caso enjuiciado, la sala reconoce que la conducta de la víctima sin duda tuvo cierta negligencia, pero carecía de la entidad suficiente para interferir en el nexo causal, ya que si bien la víctima estaba en la calzada y no se apartó tras las dos primeras pasadas asumiendo el riesgo de ser atropellado e incluso increpando al acusado desde la cercanía del vehículo al que esquivó las dos primeras ocasiones, la imprudencia del acusado absorbe a la de la víctima impidiendo apreciar así la concurrencia de culpas que moderaría el quantum indemnizatorio, ya que el acusado tras efectuar las maniobras peligrosas que pudieron poner en peligro por sí mismas a todos los que allí se encontraban, reiteró su temerario comportamiento por tercera vez causando el fatal resultado.
Es igualmente interesante respecto de la duplicidad en la indemnización concedida a los ascendientes la estimación del motivo aducido por la entidad aseguradora al señalar la sentencia que la indemnización concedida en el baremo para el caso de fallecimiento de víctima sin cónyuge, ni hijos y con ascendientes es una concesión del importe total a ambos progenitores conjuntamente por lo que no procede conceder a cada uno de ellos la cantidad máxima por separado ni reducir a la mitad la prevista si solo vive un ascendiente.
Por lo que se refiere a la revocación de la indemnización concedida a la hermana la sala entiende que aunque mayor de edad, la hermana convivía con la víctima en compañía de sus padres y que además ostentaba la cualidad de única hermana, por lo que merece la condición de perjudicada y debe recibir en tal concepto la suma fijada por la sentencia apelada.

Fuente: Roji Abogados 952 211 011 –Especialista en accidente de tráfico

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar