Noticias


Tres meses de prisión por golpear a su hija con un palo para arrear al ganado

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a tres meses de prisión a un hombre que golpeó a su hija con un palo de los que se utilizan para arrear al ganado porque, según el acusado, ésta llegó a casa “en malas condiciones”.

La sentencia rebaja en un mes la pena impuesta al acusado por el Juzgado de lo Penal número 3 de Santander, al considerar el tribunal de apelación que el imputado se encontraba muy alterado emocionalmente en el momento de ocurrir los hechos.

Por lo demás mantiene el resto del fallo de instancia que condenó a M.P.G, como autor de un delito de violencia doméstica, a la prohibición de acercarse a una distancia no inferior a 300 metros de su hija o comunicarse con ella durante un periodo de dos años.

Así la Audiencia considera probado que sobre las once de la mañana del pasado 12 de marzo, el imputado, que vivía con su hija en la localidad cántabra de Guriezo, entabló con ésta una discusión cuando ambos se encontraban en el exterior del domicilio familiar.

En el transcurso de la disputa, el padre golpeó en la espalda a su hija con una vara ganadera, causándole a ésta una contusión.  El autor de la agresión recurrió la condena que le fue impuesta por estos hechos, alegando que la declaración de la víctima debía considerarse viciada dada la mala relación que mantiene con él a causa del carácter conflictivo de aquélla.

Sin embargo el tribunal de apelación considera creíble el testimonio de la mujer, toda vez que su afirmación de que fue golpeada por su padre con una vara de las que se utilizan para el ganado, fue corroborada por la declaración de dos guardias civiles.

ESTABA ALTERADO

Y es que los agentes manifestaron en el juicio que cuando llegaron al exterior de la casa donde viven padre e hija, ésta les dijo que su progenitor le había pegado con un palo.

Los dos guardias civiles también señalaron que poco después, el imputado salió de la vivienda con una vara y alterado, reconociendo que había pegado a su hija por haber llegado en malas condiciones.

También narraron que tuvieron que sujetarle para evitar que la situación se agravase dado que arremetió contra la chica, en cuya espalda se apreciaba un enrojecimiento y una marca del objeto con el que supuestamente fue agredida.

Por ello, el tribunal de apelación sólo estima en parte el recurso del acusado, dadas las circunstancias concurrentes invocadas por el mismo, esencialmente, su estado de alteración emocional, por lo que rebaja de cuatro a tres meses la pena de prisión, manteniendo el resto del fallo condenatorio. (Europa Press)

Contacte con nosotros y resuelva las dudas sobre su caso llamándonos a los teléfonos:

Teléfonos 952 211 011 607 202 361

También puede contactarnos a través de la dirección de correo electrónico

Correo electrónico info@rojiabogados.com

Si lo prefiere puede acercarse a nuestras oficinas en:

Oficinas Málaga Antequera Fuengirola Marbella Torre del Mar