Open/Close Menu Accidentes y Negligencias - Derecho Bancario y Consumo - Comunidades de Propietarios - Arbitraje y Mediación - Exportación e implantación de negocios en el extranjero - Familia, Matrimonial y Divorcios - Herencias y Testamentos - Inmobiliario y Construcción - Inversión, Financiación y Startup - Laboral, Despidos e Incapacidades - Mercantil, Empresa y Concursal - Penal, asistencia al Detenido 24 horas y Violencia de Géneros - Urbanismo, Administrativo y Responsabilidad Patrimonial de la Administración

CONSULTAS GRATUITAS ABOGADOS MALAGA
CONSULTA GRATUITA ABOGADOS MALAGA MARBELLA ANTEQUERA VELEZ FUNGIROLA

No creo que sea necesario describir o definir qué significa trabajar. Tampoco explicar que aquéllos que trabajan esperan ser retribuidos. Habrá quien lo haga altruistamente y a otros a quien no les haga falta. Pero lo habitual o normal es que alguien trabaje a cambio de una prestación económica.

Sin embargo el colectivo de abogados puede “presumir” de que entre sus miembros hay ciertos compañeros o despachos que prestan “CONSULTAS GRATIS”, debiendo entenderse por éstas, según se puede leer en las distintas páginas webs: la primera consulta o el primer asesoramiento jurídico es GRATUITO.

Cómo es posible lo anterior, ya que tal acto de generosidad y desprendimiento no encaja en la lógica y la razón, en tanto en cuanto no hablamos de una fundación o asociación sin ánimo de lucro. Ser abogado es una actividad profesional que requiere estudiar la pertinente carrera, pasar los correspondientes exámenes para colegiarse, darse de alta en el Colegio de Abogados de Málaga, pagar las correspondientes cuotas, impuestos, gastos de despacho, formación, etc. Es decir, tiene un coste personal y económico.

A lo anterior hay que añadir que recibir y atender a alguien, prestar atención a lo que expone, analizando su problema, tratando de dar o coger perspectiva jurídica a lo anterior, y después de esto, tratar de darle un consejo que se forma por nuestra experiencia y formación, requiere tiempo, y no es algo que sobre en nuestros días y menos en un despacho que tenga actividad.

Por tanto, es tal acto una simple quijotada o hidalguía; responde a motivos de caridad o desprendimiento, pudiendo tildarse a los compañeros de filántropos.

Pues ni una cosa ni otra.

No cabe duda de que la profesión de abogado, como todas, se ha endurecido, tanto por la competencia existente, número de abogados, la crisis, etc. Y en esa “lucha de supervivencia” donde parece que todo cabe, es donde el gremio de abogados han puesto en funcionamiento una nueva herramienta de captación de clientes, que no es otra que la de ofrecer una CONSULTA GRATIS.

Por tanto hay que partir de la premisa que ese servicio jurídico gratuito tiene para el abogado que lo da un interés, un cometido: captar al cliente. A su vez el perfil del cliente y lo que éste pide también queda definido: que le asesoren gratis, sin pagar nada por el servicio que se le presta.

A partir de aquí es necesario analizar qué servicio puede dar un abogado que no cobra por su asesoramiento, donde posiciona a su despacho y que podemos esperar de él. Y en idéntico sentido que espera o puede recibir el cliente de esta consulta gratis.

En primer lugar si no se cobra prestación alguna por el servicio esta consulta como la tildamos, de asesoramiento real o de simple “consejo de amigo”. Cabe pedir responsabilidad al abogado que la da. Debemos entenderlo como un consejo objetivo, o por el contrario al tener un interés es subjetivo, ya que lo que se busca es captar al cliente. Qué busca el abogado que asesora gratis y mantiene una hora de entrevista con un cliente. Que éste salga lo mas informado y asesorado posible o que se quede como cliente en su bufete.

Y el cliente qué pretende: que gratuitamente se analice y estudie su caso, que se vea la viabilidad del asunto, las posibles vías de acción, basado en un asesoramiento gratuito que trata de captarle y venderle su servicio. Además el cliente busca tomar un juicio de valor de lo anterior con las correspondientes consecuencias jurídicas, personales y económicas, basado en un interés que no le reporta ninguna garantía o cobertura del servicio que se le presta.

Ambas posturas, cliente y abogado, van en detrimento de la profesión y del servicio que se trata de buscar. Y muestra de ellos es la infinidad de veces que vemos un gran problema porque en su momento el cliente no se asesoró en correcta forma.

Nadie duda que la relación con un abogado o con un médico es una relación de confianza y que antes de dar un paso jurídico, se quiera conocer al profesional, pero eso dista mucho de que éste me preste un servicio gratuito. Lo mismo podemos decir de dar un presupuesto, que no es asesorar jurídicamente.

Por todo ello ROJI ABOGADOS cobra a sus clientes sus consultas, tratando de ajustar el precio a la entidad del problema y esperando reportar un certero asesoramiento a los mismos.

ROJI ABOGADOS MÁLAGA MARBELLA ANTEQUERA VÉLEZ FUNGIROLA

Roji Abogados © 2020 - Aviso legal

Privacidad

Roji Abogados