Open/Close Menu Accidentes y Negligencias - Derecho Bancario y Consumo - Comunidades de Propietarios - Arbitraje y Mediación - Exportación e implantación de negocios en el extranjero - Familia, Matrimonial y Divorcios - Herencias y Testamentos - Inmobiliario y Construcción - Inversión, Financiación y Startup - Laboral, Despidos e Incapacidades - Mercantil, Empresa y Concursal - Penal, asistencia al Detenido 24 horas y Violencia de Géneros - Urbanismo, Administrativo y Responsabilidad Patrimonial de la Administración
demanda civil, bancario, consumidores y usuarios

En una reciente Sentencia, la Sala Primera del Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre los efectos que se derivan de la declaración de nulidad de las cláusulas de vencimiento anticipado en préstamos hipotecarios, y ello en consonancia con lo que ya se planteo y resolvió en su momento el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La resolución que se comenta, es la núm. 463/2019, de fecha 11 de septiembre de este año.

En relación a los antecedentes del caso, cabe decir que en primera instancia se interpuso demanda contra la entidad bancaria en la que se solicitaba el dictado de una sentencia “por la que se declare la nulidad de las estipulaciones del contrato suscrito entre las partes en los puntos invocados y referenciadas en este escrito, con imposición de costas a la parte demandada

Por su parte, el Juez de lo Mercantil que resolvió el asunto en Primera Instancia, dicto una sentencia con la siguiente parte dispositiva: “Que estimo sustancialmente la demanda interpuesta por el procurador Sra. Nogueira en la representación acreditada, DECLARO NULAS las condiciones generales 3 bis e, 5, 6, 6 bis, en el préstamo hipotecario suscrito por el demandante, sin que proceda la restitución de las cantidades pagadas en exceso por la cláusula de revisión de tipos de interés desde fecha 9 de mayo de 2013, con expresa imposición al demandado de las costas causadas“.

Igual suerte tuvo el recurso de apelación presentado por la entidad bancaria, ya que en la segunda instancia fue confirmada íntegramente la primera resolución, por tanto se reiteraba la declaración de la nulidad de la cláusula de vencimiento anticipado.

En la defensa de sus intereses, la entidad demandada presentó recurso extraordinario por infracción procesal y recurso de casación ante el Tribunal Supremo por entender vulnerados sus derechos fundamentales reconocidos en el art. 24 de la Constitución Española, como el Derecho de Defensa, asimismo alegó que se habían infringido las normas reguladoras de la sentencia.

El recurso de casación se fundamentó en la vulneración de normativa sustantiva, como la Ley de Consumidores y Usuarios, el Código Civil y así como la oposición a la doctrina jurisprudencial de supuesta aplicación al caso en relación a las cláusulas de vencimiento anticipado

Antes de resolver, el alto tribunal planteo una serie de cuestiones al Tribunal de Justicia de la Unión Europa:

–       “¿Debe interpretarse el art. 6.1 de la Directiva 93/13/CEE en el sentido de que admite la posibilidad de que un tribunal nacional, al enjuiciar la abusividad de una cláusula de vencimiento anticipado incorporada en un contrato de préstamo hipotecario celebrado con un consumidor que prevé el vencimiento por impago de una cuota, además de otros supuestos de impago por más cuotas, aprecie la abusividad solo del inciso o supuesto del impago de una cuota y mantenga la validez del pacto de vencimiento anticipado por impago de cuotas también previsto con carácter general en la cláusula, con independencia de que el juicio concreto de validez o abusividad deba diferirse al momento del ejercicio de la facultad?”

–       “¿Tiene facultades un tribunal nacional, conforme a la Directiva 93/13/CEE, para -una vez declarada abusiva una  cláusula  de vencimiento  anticipado  de un  contrato  de préstamo  o  crédito con  garantía  hipotecaria-poder valorar que la aplicación supletoria de una norma de Derecho nacional, aunque determine el inicio ola continuación del proceso de ejecución contra el consumidor, resulta más favorable para el mismo que sobreseer dicho proceso especial de ejecución hipotecaria y permitir al acreedor instar la resolución del contrato de préstamo o crédito, o la reclamación de las cantidades debidas, y la subsiguiente ejecución de la sentencia condenatoria, sin las ventajas que la ejecución especial hipotecaria reconoce al consumidor?

Dicho Tribunal dictó sentencia con fecha 26 de marzo de 2019 en la que se decía lo siguiente:

Los artículos 6 y 7 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993 , sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, deben interpretarse en el sentido de que, por una parte, se oponen a que una cláusula de vencimiento anticipado de un contrato de préstamo hipotecario declarada abusiva sea conservada parcialmente mediante la supresión de los elementos que la hacen abusiva, cuando tal supresión equivalga a modificar el contenido de dicha cláusula afectando a su esencia, y de que, por otra parte, esos mismos artículos no se oponen a que el juez nacional ponga remedio a la nulidad de tal cláusula abusiva sustituyéndola por la nueva redacción de la disposición legal que inspiró dicha cláusula, aplicable en caso de convenio entre las partes del contrato, siempre que el contrato de préstamo hipotecario en cuestión no pueda subsistir en caso de supresión de la citada cláusula abusiva y la anulación del contrato en su conjunto exponga al consumidor a consecuencias especialmente perjudiciales“.

Por ello, el Tribunal Supremo asume la doctrina establecida por el TJUE que se puede sintetizar en cinco premisas:

  1. “La cláusula declarada abusiva no puede ser fragmentada a fin de dotar de validez a una parte de su contenido.
  2. La jurisprudencia de esta sala sobre la aplicación supletoria de una norma de Derecho nacional, sobre cuyo ajuste a la Directiva fue directamente interpelado el TJUE, no es contraria a los arts. 6 y 7 de la Directiva 93/13/CEE , de 5 de abril, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores. En particular, el fallo de la mencionada STJUE indica que los arts. 6 y 7 de la Directiva: “no se oponen a que el juez nacional ponga remedio a la nulidad de tal cláusula abusiva sustituyéndola por la nueva redacción de la disposición legal que inspiró dicha cláusula, aplicable en caso de convenio entre las partes del contrato, siempre que el contrato de préstamo hipotecario en cuestión no pueda subsistir en caso de supresión de la citada cláusula abusiva y la anulación del contrato en su conjunto exponga al consumidora consecuencias especialmente perjudiciales”.
  3. Corresponde a los tribunales nacionales determinar si, una vez declarada abusiva la cláusula de vencimiento anticipado, el contrato puede subsistir.
  4. Para la decisión sobre la subsistencia del contrato, el apartado 60 de la STJUE establece que deberá adoptarse un enfoque objetivo y se remite expresamente al apartado 32 de la STJUE de 15 de marzo de 2012, Perenicová y Perenic , C-453/10 , que dice: “Por lo que se refiere a los criterios que permiten determinar si un contrato puede efectivamente subsistir sin las cláusulas abusivas, procede señalar que tanto el tenor del artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13 como los requisitos relativos a la seguridad jurídica de las actividades económicas abogan por un enfoque objetivo a la hora de interpretar esta disposición, de manera que, como ha señalado la Abogado General en los puntos66 a 68 de sus conclusiones, la posición de una de las partes en el contrato, en el presente caso el consumidor, no puede considerarse el criterio decisivo que decida sobre el ulterior destino del contrato”.
  5. Únicamente si se entendiera que el contrato puede subsistir sin la cláusula de vencimiento anticipado sería relevante la postura (opción) del consumidor. No así cuando se considere que el contrato no puede subsistir”.

A la conclusión que llega el Tribunal enjuiciador es que “Deben interpretarse conjuntamente la STJUE de 26 de marzo de 2019 y el ATJUE de 3 de julio de 2019 en el asunto C-486/16 , con la STJUE de 14 de marzo de 2013, caso C- 415/11 ( Aziz) , y con nuestra jurisprudencia, de tal manera que, siempre que se cumplan las condiciones mínimas establecidas en el art. 693.2 LEC (en la redacción dada por la Ley 1/2013), los tribunales deberán valorar, en el caso concreto, si el ejercicio de la facultad de vencimiento anticipado por parte del acreedor está justificado, en función de la esencialidad de la obligación incumplida, la gravedad del incumplimiento en relación con la cuantía y duración del contrato de préstamo y la posibilidad real del consumidor de evitar esta consecuencia”.

Además, cabe indicar que en la referida resolución se dan una serie de orientaciones jurídicas para los procedimientos de ejecución hipotecaria en los que no se haya entregado de forma efectiva la posesión al adquirente.

a. Los procesos en que, con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 1/2013, se dio por vencido el préstamo por aplicación de una cláusula contractual reputada nula, deberían ser sobreseídos sin más trámite.

b. Los procesos en que, con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 1/2013, se dio por vencido el préstamo por aplicación de una cláusula contractual reputada nula, y el incumplimiento del deudor no reúna los requisitos de gravedad y proporcionalidad antes expuestos, deberían ser igualmente sobreseídos.

c. Los procesos referidos en el apartado anterior, en que el incumplimiento del deudor revista la gravedad prevista en la LCCI, podrán continuar su tramitación.

d. Los autos de sobreseimiento dictados conforme a los apartados a) y b) anteriores no surtirán efecto de cosa juzgada respecto de una nueva demanda ejecutiva basada, no en el vencimiento anticipado por previsión contractual, sino en la aplicación de disposiciones legales ( ATJUE de 3 de julio de 2019, asunto C-486/16 ). Solución que no pugna con el art. 552.3 LEC , puesto que no se trata de un segundo despacho de ejecución con fundamento en el mismo título, sino de ejecuciones basadas en diferentes títulos (el contrato, en el primer caso, y la ley en el segundo).

e. Debe entenderse que las disposiciones legales mencionadas en el apartado anterior son las contenidas en la Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario, pese a que las resoluciones del TJUE se refieran expresamente al art. 693.2 LEC en la redacción dada por la Ley 1/2013 y pueda haber alguna discordancia con la disposición transitoria primera 4ª de la Ley 5/2019”.

Por todo lo anterior, el recurso de casación es desestimado y la sentencia de primera instancia contra el banco es confirmada en su totalidad.

 

En Roji Abogados llevamos 25 años defendiendo los intereses de nuestros clientes ante las entidades bancarias. Asimismo contamos con un equipo multidisciplinar y colaboramos con distintos profesionales como economistas, peritos, psicólogos, etc., lo que nos permite ofrecerle un servicio jurídico integral. Pida cita para Málaga, Marbella, Torre del Mar, Antequera o Fuengirola, o infórmese en el 952 211 011 o en el 607 202 361, estaremos encantados de ayudarle en sus reclamaciones a bancos y otras entidades.

 

Roji Abogados © 2016 - Aviso legal

Roji Abogados