Open/Close Menu Accidentes y Negligencias - Derecho Bancario y Consumo - Comunidades de Propietarios - Arbitraje y Mediación - Exportación e implantación de negocios en el extranjero - Familia, Matrimonial y Divorcios - Herencias y Testamentos - Inmobiliario y Construcción - Inversión, Financiación y Startup - Laboral, Despidos e Incapacidades - Mercantil, Empresa y Concursal - Penal, asistencia al Detenido 24 horas y Violencia de Géneros - Urbanismo, Administrativo y Responsabilidad Patrimonial de la Administración

En el ámbito jurídico, existe una jurisprudencia consolidada que establece que la nulidad de los contratos de préstamo usurarios también afecta a la cesión de crédito. Lo que se comenta en esta entrada a raíz de la reciente STS de 24/01/2024, nº88/2024 que resuelve la SAP 165/2021, de 3 de mayo de 2021. 

En este sentido, se ha determinado que la nulidad del contrato de préstamo, establecida en el artículo 1 de la Ley de 1908, es radical y no admite convalidación o sanación. Por lo tanto, si el contrato de préstamo es radicalmente nulo, la novación, que es la figura jurídica que permite modificar una obligación, no puede operar su consolidación, tal como lo prohíbe expresamente el artículo 1208 del Código Civil.

Dicho artículo establece literalmente que: «La novación es nula si lo fuere también la obligación primitiva, salvo que la causa de nulidad sólo pueda ser invocada por el deudor, o que la ratificación convalide los actos nulos en su origen«.

Sin embargo, es importante hacer una matización en el caso de la modificación subjetiva de la obligación por cambio de acreedor. A diferencia de la novación de la cláusula suelo, cuya validez no se ve afectada por el artículo 1208 CC, en este caso se debe considerar una situación similar. Es decir, una cosa es que la novación no sane o subsane la nulidad del contrato y otra distinta es que, como consecuencia de la nulidad del contrato, sea nula la cesión del crédito.

En relación al deudor cedido, cabe destacar que este puede oponer la nulidad del contrato y sus efectos frente al cesionario del crédito. La jurisprudencia ha reconocido al deudor la facultad de oponer al cesionario todas las excepciones que tenga contra el cedente. Esto implica que el cesionario adquiere la titularidad del crédito con el mismo contenido que tenía para el acreedor cedente, pero el deudor solo está obligado a pagar la realidad de lo debido y puede oponer cualquier excepción válida frente al cesionario.

En cuanto a la comunicación de la cesión de crédito al deudor, es importante señalar que la falta de comunicación conlleva que todos los pagos realizados por el deudor al cesionante se consideren válidos y produzcan efectos liberatorios.

En un caso como este, si la cesionaria hubiera reclamado el crédito a la prestataria, esta hubiera podido oponer la nulidad del préstamo por ser usurario como causa de oposición a la reclamación, de acuerdo con el artículo 1 de la citada Ley de 1908. Sin embargo, en este caso, ha sido la prestataria quien ha tomado la iniciativa de buscar la nulidad del contrato de préstamo por ser usurario. La consecuencia de la nulidad según el artículo 3 de la Ley de 1908 es que solo se adeuda el principal y no existe obligación de pago de intereses. Por lo tanto, todos los pagos realizados se pueden imputar a la devolución del principal.

En esta situación, si la diferencia entre el principal prestado y el importe total de lo pagado en devolución del préstamo fuera a favor del prestamista, este tendría derecho a reclamar el pago de esa diferencia. Por otro lado, si la diferencia fuera a favor de la prestataria, ella tendría derecho a reclamar esa diferencia a su favor.

Si no se hubiera presentado la demanda contra el cedente del crédito antes de que se comunicara la cesión al prestatario, la prestataria no tendría interés en hacerlo ya que ya no sería posible obtener la devolución de la diferencia a su favor. Esto afectaría al principio de no empeoramiento del deudor en caso de cesión del crédito.

Por lo tanto, en este caso, en el que la demanda se presentó contra el prestamista cedente del crédito antes de que se comunicara la cesión al prestatario, persistía el interés de la demandante en que la declaración de nulidad del contrato de préstamo por ser usurario y sus efectos se dirigieran no solo al cesionario del crédito, sino también al prestatario cedente de este crédito.

Por todo lo expuesto, se modifica la sentencia y se estima el recurso de apelación, reconociendo la legitimación pasiva a la prestamista cedente y extendiendo la declaración de nulidad del contrato y sus consecuencias a esta y al cesionario del crédito.

En Roji Abogados en Málaga, contamos con experiencia en casos relacionados con la nulidad de contratos de préstamos usurarios y sus efectos en la cesión de crédito. Nuestra práctica consolidada y clientes nos respaldan. Colaboramos con otros profesionales para poder ofrecerle un servicio jurídico honesto e integral.

Desde Roji Abogados ponemos todo nuestro conocimiento y profesionalismo al servicio de nuestros clientes, ofreciendo un servicio de asesoría y defensa jurídica multidisciplinar.

Pida cita o infórmese en:

1. 607202361

2. 952211011

3. info@rojiabogados.com

4. Envía un mensaje a Roji Abogados por WhatsApp. https://wa.me/34607202361

Roji Abogados © 2020 - Aviso legal

Privacidad

Roji Abogados